La ciudad del futuro

Z. ALDAMA | SINGAPUR.

Los expertos no tienen dudas al respecto: el carácter de las ciudades no lo construyen los edificios, sino su gente. Lo importante no son las obras arquitectónicas, sino quienes viven y trabajan en ellas. Su disfrute debe ser el objetivo de cualquier proyecto, y la sostenibilidad ya no puede considerarse algo accesorio, sino uno de los elementos indispensables. Pero, ¿qué significa exactamente ese polifacético término? Ahí comienza la polémica.

«Sostenibilidad es no derrochar», asegura Jaime Lerner, ex alcalde de la ciudad brasileña de Curitiba y gobernador del estado de Paraná. Como uno de los finalistas del LKY World City Prize, ayer acompañó al alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, en el foro del premio. «Pero también supone trabajar con nuevos materiales, buscar soluciones arquitectónicas que consuman menos energía, impulsar el reciclaje y las energías renovables. Aun así, todo eso no es suficiente». Para este reputado urbanista, es necesario añadir «impulso político, estrategia, y solidaridad».

Además de ser sostenible, una ciudad ha de tener carácter. Así piensa Robert Doyle, alcalde honorifico de Melbourne y otro de los finalistas del galardón. «Para eso se ha de conseguir que la población viva en todas partes. No podemos tener centros financieros que se vacían por la noche. Hace un par de décadas, los periódicos nos llamaban ‘la ciudad vacía e inservible’. Ahora hemos conseguido crear vida allí donde moría. Y seremos capaces de acomodar 3,3 millones de personas más sin aumentar el tamaño de Melbourne. Por si fuera poco, queremos que nuestras emisiones netas sean cero en 2020».

Atraer inversiones

Todos los expertos que se dan cita hasta hoy en la Cumbre Mundial de las Ciudades, el marco en el que se le ha concedido el premio a Bilbao, coinciden en que el modelo urbanístico estadounidense es la peor práctica posible. Está basado en las grandes distancias y en el vehículo privado que, para Lerner «es como la suegra: hay que tener una buena relación con ella, pero no puede dirigir tu vida». Por eso, este arquitecto y urbanista ha puesto en marcha ya el coche más pequeño del planeta, que se introducirá en breve hasta en 20 ciudades y que llegará en dos versiones: de uno y de dos pasajeros. La segunda sigue teniendo un tamaño que supone la mitad de un ‘Smart’.

Movilidad es sin duda otro de los términos clave de la ciudad del futuro. El transporte público y su interconexión serán vitales para conseguir que las ciudades sigan siendo habitables cuando, en 2050, el 70% de los 9.000 millones de habitantes del planeta residan sobre el asfalto. Ahí, el metro de Bilbao es, de nuevo, un buen referente.

Pero la cultura es el término que se ha erigido en la Cumbre de las Ciudades de Singapur como el elemento clave. «Una ciudad habitable y vibrante atrae inversiones», declara Doyle, que alaba las iniciativas de la capital vizcaína en este sentido. «En el siglo XX las ciudades estaban dominadas por el comercio. En el siglo XXI será la cultura. Porque las ciudades son gente, no edificios».

http://www.elcorreo.com/vizcaya/v/20100630/vizcaya/ciudad-futuro-20100630.html

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: