Sueños a escala industrial

JESÚS URIARTE | El músico Gorka Alda, en el Chillida Lantoki, instalado en una antigua papelera de Legazpia (Guipúzcoa).

ISABEL LANDA – San Sebastián – 20/07/2010

Eduardo Chillida soñaba con volúmenes de hierro a gran escala que se materializaban en grandes forjas industriales. Procesos de creación en los que el escultor vasco se enfrentaba al material en estado puro en los hornos de Patricio Echeverría, en Legazpia (Guipúzcoa). La necesidad de llegar a la obra pública le llevó al artista a buscar una nueva forma de trabajo para la creación de piezas a gran escala. En ese camino, Chillida fraguó una íntima relación con la industria del hierro a golpe de fuego y sudor, que en muchos casos se convertía en procesos de trabajos titánicos de tres y cuatro meses para realizar una obra. Los operarios le seguían como quien sigue a un director de orquesta.

Chillida Lantoki, que se inaugura mañana en una antigua papelera de Legazpia, es un espacio que recoge tanto la dimensión humana de la obra de Chillida a gran escala como su contacto con la gente que colaboró con él. Un recorrido entre fotografías 4 – 4, testimonios audiovisuales a los que ha puesto música Gorka Alda, prensas de gran tonelaje, forjas caseras y pequeñas herramientas que configuran el particular mundo de Chillida. “A mi padre le gustaba el proceso de creación. Decía que una obra era suya cuando la estaba trabajando y que cuando la acababa era de los demás”, recuerda Luis Chillida, presidente de la Fundación Lenbur, dedicada a recuperar el patrimonio industrial vasco.

El proyecto surge como respuesta a una cuestión que muchos se plantean frente, por ejemplo, el voluminoso Peine de los Vientos en San Sebastián: ¿Y eso cómo se hace? “Siempre me encuentro con esta pregunta cuando muestro su obra. Era importante abrir un lugar donde mostrar su proceso de trabajo con el hierro. La forja es una forma de trabajar en directo el material, mantiene la potencialidad del trabajo en vivo. Y eso a él le entusiasmaba”, explica Luis Chillida.

© EDICIONES EL PAÍS S.L.

Anuncios
  1. He dado una vuelta por tu blog, siendo una aficionada al arte me parece muy interesante. Volveré a visitarte cuando termine mi descanso bloguero. En esta entrada, me ha hecho mucha gracia porque hablas de un pueblo Legazpia, que conozco, y de dos hombres Patricio Echeverria y Eduardo Chillida a los que he conocido. Casualidad. Volveré a Legazpia para visitar Chillida Lantoki.
    Un saludo,

    • Bienvenida, Annefatosme. Ojalá encuentres cosas que te interesen. Es el objetivo de este blog también. Veo que tendrás anfitriones de lujo en tu visita cuando la hagas. No dejes de contarnoslo, ¿vale?. Un abrazo y gracias por tu comentario.

  2. Muy interesante la noticia de la inauguración de este nuevo centro artístico que hará honor a la inmensa obra de Chillida. Una excusa, sin duda, para dar una vuelta por Legazpia.

    • No lo dudes Albert. Hazlo. Detrás de la obra hay un proceso que cuando lo conocemos, cuando nos lo enseñan, el gozo de la obra aumenta exponencialmente. Que lo disfrutes. Me encantará saber que te ha parecido la excursión. Muchas gracias por tu comentario.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: