Murió Bruno S., actor de “El enigma Kaspar Hauser” de Werner Herzog

EL ENIGMA DE KASPAR HAUSER / Jeder für sich und Gott gegen alle (1974) -Cada uno para sí y Dios contra todos- es la celebrada película de Herzog sobre Kaspar Hauser

M. Á. PALOMO 01/09/2010

El actor Bruno S., el rostro de Gaspar Hauser en la recordada película de Werner Herzog, quien lo denominaría “el soldado desconocido del cine alemán”, murió el pasado 11 de agosto a los 78 años. Solo interpretó tres filmes en su brevísima carrera, pero aún permanece en la memoria de todos los cinéfilos.Bruno Schleinstein no era actor profesional y siempre se movió en la marginalidad: nació el 2 de junio 1932, hijo no deseado de una prostituta; a los tres años fue ingresado en un orfanato y durante 20 viviría en diferentes instituciones, hasta que Werner Herzog lo eligiese para protagonizar El enigma de Kaspar Hauser, filme que marcaría el devenir del actor. Los aficionados recordarán siempre su rostro entre alucinado y doliente, encarnando a un hombre que aparece, llegado de la nada, en una plaza pública en el siglo XVII. Ha vivido encerrado en una cueva durante años, amarrado por una argolla que él cree parte de su cuerpo. En este retrato de la inutilidad de una sociedad clasista y corrompida, el rostro de Bruno S. expresa vivamente el pesar al descubrir que la , que lo acoge no es más que otra prisión, aún más inhumana.

Tres años más tarde, Bruno S. trabajaría de nuevo con Herzog, quien escribió personalmente para él su personaje de Stroszek. Herzog siempre refería que el actor sufría grandes crisis nerviosas antes de filmar, con lo que sus reacciones se volvían imprevisibles. Pese a todo, Bruno S. dejó su carrera interpretativa con la verdad como arma fundamental. Tras estos filmes, consagró su existencia a su labor como músico y pintor en las calles berlinesas, hasta participar en diferentes exposiciones underground.

© EDICIONES EL PAÍS S.L.

Anuncios
  1. Aún recuerdo ese rostro entre asombrado y alucinado que tan bien utilizó el maestro Herzog. saludos

    • Tenía una sensación rara viendo, hace tantos años, ésta película. No me terminaba de gustar pero no podía evitar sentir una gran lastima por el personaje de Bruno Schleinstein. Pasados los años descubro el profundo poso que me dejó aquel rostro perplejo ante un mundo poblado por miserables hombres rectos. Un abrazo, José. Gracias por tu comentario.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: