El pelo de la princesa

Carrie Fisher/ La princesa Leia de Star Wars

CARLO FRABETTI

* Escritor y matemático

Sin salir del socorrido tema de las bodas principescas, he aquí una historia no menos bella y edificante que la de la infeliz Lilavati (ver la última columna de Manuel Lozano Leyva), y además con moraleja:

Había una vez una princesa de largos y dorados cabellos que se los hacía contar diariamente por sus doncellas, alarmada al observar que cada día se quedaban no pocos enredados en su peine de plata. Para tranquilidad de la princesa, la cuenta se mantenía siempre alrededor de los ciento cincuenta mil cabellos, pese a que se le caían unos cincuenta diarios, por lo que no parecía probable que fuera a perder su dorado atributo.

Llegado el momento de tomar esposo, la princesa declaró que solo se casaría con quien adivinara la longitud de su cabellera. Eran datos sobradamente conocidos el número de sus cabellos y los que perdía diariamente, así como el hecho de que nunca se los cortaba, ya que la augusta melena era uno de los temas de conversación más frecuentes en palacio. Así que el matemático y astrónomo real, que la amaba en silencio, se presentó ante la princesa (que para confundir a sus pretendientes se recogía el pelo en un enorme moño cubierto por una aparatosa corona) y le dijo:

“Si tenéis ciento cincuenta mil cabellos y se os caen cincuenta diarios, dentro de tres mil días habrán caído todos los que hoy adornan vuestra regia cabeza; aunque, naturalmente, para entonces tendréis otros ciento cincuenta mil, que os habrán ido saliendo al mismo ritmo que se os caen, puesto que la diaria cuenta de vuestras meticulosas doncellas demuestra que el número de vuestros cabellos permanece constante. Lógicamente, los últimos en caer serán los que hoy mismo os han salido, lo que equivale a decir que la vida media de un cabello es de tres mil días. Puesto que el cabello humano (incluso el principesco) crece a razón de un centímetro al mes y tres mil días son cien meses, vuestra cabellera debe medir en su punto de máxima longitud aproximadamente un metro”.

La princesa se casó con el matemático y astrónomo, que, acostumbrado a contar las estrellas, pasó a ocuparse personalmente del cómputo de los cabellos, uniendo al rigor del científico la solicitud del enamorado.
Moraleja: nunca desafíes a un italiano a un duelo de bellas historias verídicas; si no encuentra una mejor que la tuya, se la inventa.

http://blogs.publico.es/ciencias/general/967/el-pelo-de-la-princesa/

Anuncios
  1. Nunca desafies a un astromatematico a contar tus cabellos porque acabaras enredada en la trampa de tu propia melena.

    • El desafío que se traen Lozano Leyva y Carlo Frabetti en las páginas de ciencia de el diario Público me reconcilia con todos y cada uno de mins numerosos suspensos en matemáticas. Gracias Ana.

      • José, hola… me puedes explicar qué son esos “supensos en matematicas”

      • Antaño, en el colegio, a la hora de puntuar sobre diez la nota en un examen, un cero o un uno son “muy deficiente”, un dos o un tres son “deficiente”, un cuatro es “suspenso”, un cinco es “aprobado”, un seis es “bien”, un siete es “notable”, un ocho es “notable alto”, un nueve es “sobresaliente” y un diez es…”lo más”.
        Sacar un cuatro en el examen de matemáticas es un suspenso en matemáticas.
        Y también es un problema. Hay que ir a casa y decírselo a tus padres.
        Pero sobre todo “un suspenso” es un salvoconducto que te abre las puertas de la amistad del grupo más canalla de la clase. Los que se fuman un cigarro en el recreo y van con chicas. Los que esperan a Fernandito a la salida del colegio y le dan unos caponazos, con cuidado de no romperle las gafas, por ser al único que ha sacado un diez.

  2. Antaño, chiquita, tuve suspensos en costura (es para que veas qué tan antaño) y escritura. Mi mamá atribuá esto a que soy zurda. Despues tuve un suspenso en español y ya no tuvo a que atribuirlo.

    • Yo se lo explico. El español es “de derechas”. 🙂

      (“CUANDO en las encuestas del CIS se pregunta a los españoles por su posición política geométrica tienden a situarse inevitablemente en el centro-izquierda o en la izquierda. Es lo que entienden como bien visto, como discurso dominante. Pero a la hora de establecer prioridades sobre sus preocupaciones, los españoles muestran en la práctica, un perfil clásico de derechas”. Revista Época. Junio de 2003. Enrique de Diego)

  3. ¡Muy bien! la respondiste perfecta. La inteligencia me encanta. Todavia me rio… gracias.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: