Archive for the ‘ Exploración ’ Category

CAPÍTULO IX

Creo que, para su evasión, aprovechó una migración de pájaros silvestres.

Creo que aprovechó, para su evasión, una migración de pájaros salvajes. La mañana de su partida ordenó bien su planeta. Deshollinó cuidadosamente sus volcanes en actividad. Tenía dos volcanes en actividad, lo cual era muy cómodo para calentar el desayuno a la mañana. Tenía también un volcán apagado. Pero, como él decía, “Nunca se sabe !”. Deshollinó entonces también el volcán apagado. Si están bien limpios, los volcanes arden suave y regularmente, sin erupciones. Las erupciones volcánicas son como fuegos de chimenea. Evidentemente en nuestra tierra somos demasiado pequeños para deshollinar nuestros volcanes. Es por eso que nos causan cantidades de problemas.

El principito arrancó también, con un poco de melancolía, los últimos brotes de baobabs. Creía que nunca más iba a volver. Pero aquella mañana, todos esos trabajos familiares le parecieron extremadamente agradables. Y, cuando regó por última vez la flor y se dispuso a ponerla al abrigo bajo su globo, descubrió que tenía ganas de llorar.

– Adiós- le dijo a la flor.

Pero ella no le respondió.

– Adiós- repitió.

La flor tosió. Pero no era a causa de su resfrío.

Deshollinó cuidadosamente los volcanes en actividad.

– He sido tonta- le dijo al fin. – Te pido perdón. Procura ser feliz.

Él se sorprendió por la ausencia de reproches. Se quedó ahí desconcertado, con el globo en el aire. No comprendía esa calma dulzura.

– Pero sí, te quiero- le dijo la flor. – No lo supiste, por mi culpa. Eso no tiene ninguna importancia. Pero tú has sido tan tonto como yo. Procura ser feliz… Deja ese globo tranquilo. Ya no lo quiero.

– Pero el viento…

– No estoy tan resfriada…. El aire fresco de la noche me hará bien. Soy una flor.

– Pero los bichos…

– Debo soportar dos o tres orugas si quiero conocer a las mariposas. Parece que es hermoso. Si no, quién habrá de visitarme ? Tú estarás lejos. En cuanto a los animales grandes, no les temo. Tengo mis uñas.

Y mostraba cándidamente sus cuatro espinas. Luego agregó:

– No des más vueltas, es irritante. Has decidido partir. Vete.

Porque no quería que la viera llorar. Era una flor tan orgullosa…

El calentamiento abre la ruta marítima del Ártico

JACOB PETRUS MADRID 18/10/2010

Desde el siglo XV, Europa ha buscado una ruta marítima que acorte el viaje a Asia. Las opciones se resumen en el pasaje del Noreste, bordeando las costas de Siberia, y el pasaje del Noroeste, que circula paralelo a las costas de Canadá y Alaska. Cualquiera de las dos opciones supone adentrarse en las aguas del océano Glacial Ártico, donde las condiciones meteorológicas dificultan enormemente el viaje y donde el hielo cierra estos dos pasos durante buena parte del año.

Estas dificultades pueden estar desapareciendo gracias al calentamiento global de la Tierra. El deshielo que se produce en el Ártico en verano es cada vez mayor y, tal y como han mostrado las imágenes de satélite de este año 2010, ha facilitado que se encuentren abiertos los dos pasajes por primera vez. Sigue leyendo

El sueño del celta

El próximo libro de Mario Vargas Llosa, 'El sueño del celta' (Alfaguara), que saldrá a la venta el 3 de noviembre, narra la vida de Roger Casement, cónsul británico que denunció las atrocidades coloniales de Congo, nacionalista irlandés y reo ajusticiado. Este es un extracto del primer capítulo

Mario Vargas Llosa

Cada uno de nosotros es, sucesivamente, no uno,
sino muchos. Y estas personalidades sucesivas, que
emergen las unas de las otras, suelen ofrecer entre sí
los más raros y asombrosos contrastes.
José Enrique Rodó
Motivos de Proteo

 

El Congo

Cuando abrieron la puerta de la celda, con el chorro de luz y un golpe de viento entró también el ruido de la calle que los muros de piedra apagaban y Roger se despertó, asustado. Pestañeando, confuso todavía, luchando por serenarse, divisó, recostada en el vano de la puerta, la silueta del sheriff. Su cara flácida, de rubios bigotes y ojillos maledicentes, lo contemplaba con la antipatía que nunca había tratado de disimular. He aquí alguien que sufriría si el Gobierno inglés le concedía el pedido de clemencia.

-Visita -murmuró el sheriff, sin quitarle los ojos de encima.

Se puso de pie, frotándose los brazos. ¿Cuánto había dormido? Uno de los suplicios de Pentonville Prison era no saber la hora. En la cárcel de Brixton y en la Torre de Londres escuchaba las campanadas que marcaban las medias horas y las horas; aquí, las espesas paredes no dejaban llegar al interior de la prisión el revuelo de las campanas de las iglesias de Caledonian Road ni el bullicio del mercado de Islington y los guardias apostados en la puerta cumplían estrictamente la orden de no dirigirle la palabra. Sigue leyendo

El héroe del hielo se deshace

 

El capitán Robert Falcon Scott

El capitán Robert Falcon Scott, junto a un trineo en un paisaje helado, en 1911.- CORDON PRESS

 

JACINTO ANTÓN 03/10/2010

Murieron, reza la leyenda, de forma “noble y espléndida” en la torturante pureza de la Antártida, entre el silencio, la soledad y la grandeza de un paisaje sobrecogedor, aceptando, al límite de sus fuerzas, lo desconocido e incognoscible: mártires de los confines y la exploración. El trágico destino del capitán Robert Falcon Scott y su pequeña partida de fracasados conquistadores del Polo Sur (llegó antes Amundsen), muertos en 1912 de congelación, agotamiento y escorbuto en el helado y triste camino de regreso a su base, ha inspirado valor a generaciones y se cuenta entre esos relatos ejemplares que tradicionalmente han servido para convertir a los chicos en hombres -contemos, ea, a los niños cómo muere un inglés- y han animado a estos, a los mayores, a dar lo mejor de sí mismos cuando las circunstancias, la patria o el rey lo requerían. La aventura de Scott es el paradigma de cómo se comporta un gentleman cuando las cosas se ponen difíciles y hay que echar el resto. O lo era. Sigue leyendo

Pronosticar el tiempo siempre ha sido arriesgado

El vicealmirante Robert FitzRoy, que fue capitán del 'Beagle'.

El vicealmirante Robert FitzRoy, que fue capitán del 'Beagle'.

Los meteorólogos que se desesperan cuando sus pronósticos son recibidos con sorna deben saber algo: en realidad, se trata de una gloriosa tradición que se remonta a los mismos orígenes de su disciplina. Fue hace 150 años cuando The Times comenzó a publicar el primer pronóstico del tiempo basado en un servicio meteorológico nacional.

El artífice de ese paso fue el vicealmirante Robert FitzRoy. Muy pronto descubrió que ser un pionero en este campo acarreaba un evidente desgaste. El propio periódico que publicaba los informes no era muy comprensivo en algunas ocasiones. “En la última semana, la naturaleza se ha tomado el placer de confundir las conjeturas de la ciencia”, se leía en un editorial. Las cartas de los lectores incluían párrafos más hirientes.

FitzRoy estaba convencido de que era posible adelantarse a los fenómenos naturales. Sigue leyendo

La Luna conserva valiosos excrementos

El Apolo XI en la Luna

Nuño Domínguez

Hay dos tipos de excursionistas: los que no recogen la basura y los que hacen historia con ella. Los dos hombres que pisaron la Luna por primera vez están entre los segundos. Los tripulantes del Apolo 11, que llegaron a la Luna en 1969, no sólo plantaron en la base Tranquility la mítica huella y la bandera de Estados Unidos. Según documentos oficiales, esparcidas por la zona quedaron más de dos toneladas de lastre que los astronautas tuvieron que abandonar antes de volver a casa. Allí quedaron un sismógrafo, unas pinzas, dos revistas de cine, dos pares de botas y… varias bolsas llenas de orina y excrementos. Sigue leyendo

La solidaridad entre los pueblos

¿De quién hablamos cuando hablamos de ayudar?. Niños de la Región de Baltistán./Foto: Joselu-2005

SHANSHAIR ALI 31.08.2010

COORDINADOR GENERAL FÉLIX IÑURRATEGI FOUNDATION

Como es sabido, la situación en Pakistán es dramática. Millones de afectados por inundaciones y avalanchas; miles de muertos y gravísimos riesgos de epidemias y hambre. Ciertamente la comunidad internacional, organizaciones de la ONU, y aun con graves dificultades el mismo Gobierno de Pakistán, están movilizándose para responder a este desastre: familias destrozadas, cultivos perdidos, infraestructuras inutilizadas, ausencia de energías, etcétera.

Sin embargo, existen pueblos y regiones enteras donde esta ayuda institucional o no llega o quizás llegue demasiado tarde. Me refiero especialmente a muchas localidades afectadas en la región de Karakorum: carreteras cortadas, falta de alimentos y de combustible…
En concreto, les quiero narrar lo ocurrido en la localidad de Thalis, en la región de Baltistán. Sigue leyendo