Posts Tagged ‘ diseño ’

El visionario razonable

RIBA LIBRARY PHOTOGRAPHS COLLECTION | Buckminster Fuller (1895-1983), fotografiado en su despacho de la Universidad de Illinois en 1967.

ANTONIO MUÑOZ MOLINA 25/09/2010

Según su hija Allegra, Buckminster Fuller consideraba el barco de vela una de las invenciones más extraordinarias del ser humano. Propulsado sólo por el viento, un barco de vela se mueve sobre el agua siguiendo un rumbo preciso y transportando pasajeros y carga sin daño para el medio ambiente, sin dejar huella de su paso. Para él la belleza de las cosas se medía por la proporción entre el esfuerzo y los medios invertidos en hacer algo y su eficacia práctica. En un mundo de recursos limitados y necesidades abrumadoras, el desperdicio es un delito: en el proceso de su construcción y en el resultado final un velero era para Buckminster Fuller el ejemplo máximo de diseño racional y sostenible. “No luches contra las fuerzas adversas, úsalas”, dice uno de sus aforismos: la forma y el material de la vela y la destreza del piloto ponen al viento al servicio del velero, que no deja manchas de gasolina ni trastorna a los peces con el sonido de su motor, y que aprovecha lo mismo las corrientes del aire que las del agua. Buckminster Fuller quería inventar casas y vehículos que tuvieran una liviana eficiencia de barcos de vela, que alcanzaran el máximo de estabilidad con el mínimo de peso, y se impacientaba con los arquitectos, empeñados en usar materiales y técnicas muy anteriores a los adelantos tecnológicos del siglo XX, entretenidos en minucias decorativas que a su juicio carecían por completo de importancia, obedientes a la inercia de la gravedad. Cuando era ya muy viejo, pero todavía asombrosamente activo, le presentaron a Norman Foster y la pregunta que le hizo nada más saludarlo se ha vuelto legendaria:-¿Cuánto pesa su edificio, Mr. Foster? Sigue leyendo

El coche más rápido, con lápiz y papel

Webber baña en champaña a Newey en el podio de Silverstone.- AP

ORIOL PUIGDEMONT – Hockenheim – 24/07/2010

Dicen en la fórmula 1 que una de las personas que se han atrevido a meterle un bocinazo a un piloto tan vanidoso como David Coulthard ha sido Adrian Newey. Ambos coincidieron siete años en McLaren (1998-2004), cuando el ingeniero era el director técnico de la escudería británica. En una de las reuniones, Coulthard se quejó de lo mucho que vibraban los espejos del monoplaza, dijo que apenas veía nada, y pidió si era posible colocarlos en otro sitio. La respuesta de Newey le dejó planchado: “Señor Coulthard, en este equipo es más fácil cambiar al piloto que la posición de los retrovisores”.

Tras fichar por Red Bull a finales de 2005, este técnico británico solo ha precisado cinco años para conseguir que una marca de bebidas isotónicas saque los colores a equipos tan potentes como Ferrari, McLaren y Mercedes. Como cualquier genio, Newey tiene su propia metodología. En su caso se trata de una técnica que está en desuso.

Mientras la mayoría de ingenieros no se despega de sus potentes ordenadores, las armas de Newey son menos sofisticadas: una hoja de papel y un lápiz. Sigue leyendo

“Debes sorprender a la gente, haz algo diferente siempre. Pon pasión”

GREGORIO BELINCHÓN – Madrid – 30/06/2010

A sus 79 años, George Lois (Nueva York, 1931) juega todos los fines de semana al baloncesto. “Mira, jugué el sábado, cogí el avión para venir aquí [por Madrid] el domingo, el jueves vuelvo y el sábado mis compañeros ni se habrán dado cuenta de que he estado en Europa. Mi mujer les cuenta a nuestros amigos que sí, que juego los fines de semana y no contra gente de mi edad, no. ¡Contra veinteañeros! Para mí el baloncesto es una religión”. Lois se echa a reír. En realidad, se parte. Es grande, parlanchín y amante de todo tipo de confesiones. Y tiene muchas, porque Lois es un mito de la publicidad y del diseño. Él estaba detrás de las campañas que lanzaron las cadenas MTV (suyo es el lema I want my MTV) y VH1; relanzó la imagen del USA Today; creó el concepto comida congelada de gourmet; se hizo cargo de los primeros anuncios de Tommy Hilfiger; ha dirigido un solo vídeo musical, pero qué vídeo: Jokerman, de Bob Dylan; estuvo en cuatro campañas políticas de senadores, entre ellos Robert F. Kennedy…

Y aún no hemos llegado a Esquire. En 1962, Lois, a sus 31 años, el rey de la publicidad en Nueva York, la capital del mundo, lo dejó todo y se fue de director de arte a una pequeña revista, Esquire. Sigue leyendo