Posts Tagged ‘ Fellini ’

Moebius, en busca de un ‘Big Bang’ en la tercera dimensión

 

Dibujo para la portada del número 24 de El teniente iBlueberry', de 1995.

Dibujo para la portada del número 24 de "El teniente Blueberry", de 1995.

 

ANDRÉS PÉREZ  11/10/2010

El que se sienta al lado para almorzar en La Rotonde responde perfectamente al arquetipo del viejo chiflado, genial, flacucho, inteligente, parlanchín y vivaracho. Y es el mismo que, a unos pasos de ese restaurante del barrio parisino de Montparnasse, es el protagonista dueño y señor de la exposición-acontecimiento más importante de esta rentrée cultural de París. La Fundación Cartier abre mañana en la capital francesa no sólo una retrospectiva de casi 60 años de carrera de Jean Giraud, alias Gir y alias Moebius, dios viviente del cómic. Es que esa muestra es un Big Bang que proyecta al artista hacia futuros infinitos en forma de películas 3 D.

Casi 300 planchas, dibujos, cuadernos de esbozos, proyecciones holográficas, serigrafías y un documental conforman el cuerpo central de la vasta retrospectiva organizada por la Fundación Cartier, con el objetivo explícito de desvelar algunos de los misterios mejor guardados de Moebius. Pero sin buscar explicaciones. Como él mismo señala “a muchos autores de cómic les molesta que los demás hagan interpretaciones sobre su trabajo. Exclaman: ¿Ah sí? Qué raro, yo nunca quise meter eso’… Es como si miraras un dibujo de un niño y dedujeras que tiene problemas con sus padres… Nunca dirá que tiene problemas con sus padres, pero está en el dibujo. Y los artistas siempre tratan de los problemas con los padres… De todas formas, os confieso una cosa: En cuanto se escribe un rollo sobre Moebius, lo mejor es poner alguna cosa que no se entienda para nada”. Sigue leyendo

Tirar la foto, esconder la mano

Instantánea de la vieja tradición de retratos sin consentimiento. Harry Callahan (en Atlanta, en 1984)

PATRICIA TUBELLA – Londres – 24/08/2010

Probablemente Edgar Degas no fuera el primer famoso retratado de forma furtiva y morbosa. Pero una imagen del artista a la salida de un pissoir o aseo público -capturada en su tiempo por el italiano Giuseppe Primoli, quizá el primer paparazzo de la historia- nos ilustra que las instantáneas de las celebrities en situaciones más o menos embarazosas ya eran un objetivo codiciado a mediados del siglo XIX. Aunque la pasión por la mirada indiscreta se remonta a tiempos inmemoriales, la noción de una sociedad de voyeurs en la que todos observamos a la vez que somos observados es inseparable de la invención de la fotografía y sobre todo de la producción masiva de cámaras, cómodas en el manejo y accesibles a un amplio espectro de usuarios.

Se puede culpar a las modernas tecnologías de alentar esa afición insana por las vidas de los otros, que hoy domina la cultura de masas, pero la vocación aparece innata a la condición humana y solo hacía falta hallar los medios adecuados para suplirla. Sigue leyendo