Posts Tagged ‘ Médicos sin Fronteras ’

El legado de Tony Judt

LUIS MAGÁN | Tony Judt en Madrid, el 26 de octubre de 2006, con motivo de la presentación de su libro Postguerra, una historia europea desde 1945.

TONY JUDT 26/09/2010

Algo va mal , de Tony Judt. Ediciones Taurus

Quienes afirman que el fallo es del “sistema” o quienes ven misteriosas maniobras detrás de cada revés político tienen poco que enseñarnos. Pero la disposición al desacuerdo, el rechazo o la disconformidad -por irritante que pueda ser cuando se lleva a extremos- constituye la savia de una sociedad abierta. Necesitamos personas que hagan una virtud de oponerse a la opinión mayoritaria. Una democracia de consenso permanente no será una democracia durante mucho tiempo.

Es tentador hacer como todos: la vida en comunidad es mucho más sencilla cuando cada uno parece estar de acuerdo con los demás y la disconformidad es adormecida en aras de las convenciones del compromiso.

Las sociedades y las comunidades en que estas faltan o se han desintegrado no prosperan. Pero la conformidad tiene un precio. Un círculo cerrado de opiniones o ideas en el que nunca se permiten ni el descontento ni la oposición -o solo dentro de unos límites circunscritos y estilizados- pierde la capacidad de responder con energía e imaginación a los nuevos desafíos.

Estados Unidos es un país fundado sobre comunidades pequeñas. Como puede atestiguar cualquiera que haya vivido durante algún tiempo en uno de esos lugares, el instinto natural siempre es imponer una uniformidad normativa al comportamiento público de sus miembros. Sigue leyendo

Los grandes donantes y el SIDA

PAULA FARIAS

Presidenta de Médicos Sin Fronteras

Eficiencia del gasto. Este ha sido uno de los mensajes más repetidos esta semana durante la XVIII Conferencia Internacional de Sida en Viena. Lo han dicho Bill Clinton y Bill Gates. Esta es la nueva receta recomendada para una de las peores crisis de salud pública de la historia: hacer más con lo mismo… o incluso con menos. Un mensaje preocupante, porque puede llevar a recortes en los fondos destinados a la lucha contra el sida. O justificar los que, de hecho, ya se están produciendo: últimamente los grandes donantes han echado el freno y las consecuencias empiezan a sentirse en países del África subsahariana, epicentro de la pandemia, que están deteniendo la incorporación de nuevos pacientes a los programas de tratamiento y registrando rupturas de stocks de medicamentos.
La última década ha sido de grandes avances: millones de personas reciben tratamiento gracias a la masiva movilización de voluntades políticas y recursos financieros, a la aparición de las dosis fijas combinadas (que simplificaron las terapias) y a la reducción de los precios derivada de la competencia de los genéricos. Y las nuevas directrices de la Organización Mundial de la Salud para impulsar el tratamiento precoz acercarán los estándares clínicos de los países sin recursos a los de nuestros sistemas sanitarios. Sigue leyendo